Imagen de Pixabay

El apóstol Pablo de Tarso dice a los habitante de Roma: «Bendecid, no maldigáis«. Esto atañe a todo, a los objetos, a las personas, a las circunstancias.
Se puede bendecir de muchas formas el hogar. La que propongo es una de ellas, en las que se invocan a los seres espirituales y se protege contra todo mal. Se puede hacer cuando la casa es nueva o se va a entrar en ella o cada año, en algunos lugares se hace todos los años en el Domingo o en la semana de Pascua.
Los jesuitas solían llegar a un sitio nuevo en el que empezaban a trabajar y doblaban la rodilla todos  juntos liberando el lugar y pidiendo protección. Es lo que vamos a hacer con los siguientes rituales.

+++

Primero es conveniente tener un recipiente con agua bendita y una ramita con hojas (la mejor por experiencia es la de las azaleas).

La familia se coloca a la entrada de la casa y puede decir estas palabras:

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Jesús dijo:  «Cuando entréis en una casa, decid primero: «Paz en esta casa.».

Luego, desde dentro de la casa y siguiendo las agujas del reloj se va rociando las paredes de las distintas estancias todo alrededor hasta llegar de nuevo a la puerta. Conveniente rociar las paredes hacia arriba. Mientras es recomendable ir diciendo de forma lenta en forma de mantra, las veces necesarias el Padre Nuestro.

Al terminar todos juntos puede concluir con esta oración:

Oh Dios envía a los ángeles de la Luz para que liberen y limpien esta casa de toda oscuridad y de toda maldad, que en ella siempre habite la paz. Que los santos ángeles hagan guardia celestial,  arriba y abajo; a un lado y al otro; delante y atrás y cuiden siempre a todos los que en ella entren y habiten. Bajo la protección del manto de María sea este siempre y en todo momento un lugar de Luz. Amén. Amén. Amén.

Por último, es recomendable poner un símbolo de protección en la puerta de la entrada de la casa. Algunos los ponen por dentro otros por fuera. Discreto y fuerte. Algunos de estos símbolos son: Sagrado Corazón de Jesús, san Benito, el arcángel Miguel …

***

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete

También te puede interesar,

Bendecir una vela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *