Cada día de la novena puedes comenzar  y terminar de esta forma:
Oh Dios, por intercesión del Arcángel Gabriel y sus ángeles, ilumina mi mente y mi corazón para discernir y ver la realidad. Amén.

Recita las palabras que dijo por primera vez el arcángel Gabriel a María, la madre de Jesús: Ave María, llena de Gracia, el Señor está contigo. Bendita eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús. Amén

Día 6: Lucas 1, 5-25:
El ángel en el anuncio del nacimiento
de Juan Bautista

En tiempo de Herodes, rey de Judea, había un sacerdote llamado Zacarías, del grupo de Abías; su mujer era descendiente de Aarón y se llamaba Isabel. Los dos eran rectos a juicio de Dios y procedían sin falta, de acuerdo con los mandatos y preceptos del Señor. No tenían hijos, porque Isabel era estéril y los dos de edad avanzada. Una vez que, con los de su grupo, oficiaba ante Dios,  según el ritual sacerdotal, le tocó entrar en el santuario para ofrecer incienso. Mientras todo el pueblo quedaba fuera orando durante la ofrenda del incienso,  se le apareció un ángel del Señor, de pie a la derecha del altar del incienso.  Al verlo, Zacarías se asustó y quedó desconcertado.  El ángel le dijo: —No temas, Zacarías, que tu petición ha sido escuchada, y tu mujer Isabel te dará un hijo, a quien llamarás Juan.  Te llenará de gozo y alegría y muchos se alegrarán de su nacimiento. Será grande a juicio del Señor; no beberá vino ni licor. Estará lleno de Espíritu Santo desde el vientre materno  y convertirá a muchos israelitas al Señor su Dios.  Irá por delante, con el espíritu y el poder de Elías, para reconciliar a los padres con los hijos, a los rebeldes con el sentir de los honrados; así preparará para el Señor un pueblo bien dispuesto.  Zacarías respondió al ángel: —¿Qué garantía me das de eso? Pues yo soy anciano y mi mujer de edad avanzada. Le replicó el ángel: —Yo soy Gabriel, que sirvo a Dios en su presencia: me ha enviado a hablarte, a darte esta Buena Noticia.  Pero mira, quedarás mudo y sin poder hablar hasta que eso se cumpla, por no haber creído mis palabras que se cumplirán a su debido tiempo.  El pueblo aguardaba a Zacarías y se extrañaba de que se demorase en el santuario.  Cuando salió, no podía hablar, y ellos se dieron cuenta de que había tenido una visión en el santuario. Él les hacía señas y seguía mudo.  Cuando terminó el tiempo de su servicio, volvió a casa. Algún tiempo después concibió Isabel su mujer, y se quedó escondida cinco meses, en ese tiempo pensaba:  —Así me ha tratado el Señor cuando dispuso remover mi humillación pública.

Traducción de Biblia de Nuestro Pueblo……..Sigue leyendo

Reflexión:
El nacimiento de Jesús, como Salvador del mundo, viene precedido de Juan, su primo, que luego le bautizara en el Jordán, dando así inicio a la misión pública de Jesús.
El ser humano está llamado a vivir en comunión con otros seres humanos. Una persona solitaria, aislada, -salvo excepciones particulares- aprende, se maneja y cumple su misión en este mundo siempre con personas que le acompañan. Juan Bautista es el que facilita la llegada de Jesús y su misión.
Es un buen día para analizar la relación con las personas que están a nuestro lado, familiares, amigos, compañeros de trabajo…, porque de cómo me relacione y de con quien, me dará luz para ve en qué camino ando.

Minutos de silencio y de diálogo con Dios.

Ahora puedes hacer las oraciones del principio:
Di tres veces:
Oh Dios, por intercesión del Arcángel Gabriel y sus ángeles, ilumina mi mente y mi corazón para discernir y ver la realidad. Amén.

Recita las palabras que dijo por primera vez el arcángel Gabriel a María, la madre de Jesús: Ave María, llena de Gracia, el Señor está contigo. Bendita eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús. Amen. Amen. Amen.

ORACIÓN FINAL

Oh Dios, Padre, llamo a las puertas de tu co- razón con la confianza de hijo, recordando y re- conociendo que tu arcángel Gabriel anunció a María que iba a ser la Madre de Jesús. Ilumina mi inteligencia, ayúdame a reconocer los mensajes que tú nos envías desde el cielo por medio de los ángeles y de otros intermediarios.Dame la fuerza para llevarlos a cabo en la vida cotidiana sin miedo y con alegría. Háblame a través de los sueños, enséñame a discernir los mensajes. Concédeme por intercesión del Arcángel Gabriel y de sus ángeles, si es para bien (puede pedirse alguna gracia o lo que consideres oportuno). Por Jesucristo tu Hijo que es Dios y hombre. Amén.

Esta novena está basada en el libro Tomado del libro, G. MEIRIÑO FERNÁNDEZ, Cómo se hace una Novena. Una visita al Cielo, De Oriente a Occidente, 2014, pp. 98-102; ISBN 978-987-1621-16-3

Para el día séptimo de la Novena …Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *