Basílica de la Anunciación- Tierra Santa, imagen deoao.org

1. Enciende una velita si puede ser de color blanco mejor, es el color de este arcángel.
2. Haces el nombre del Padre y la cruz en la frente en el pecho y en la boca con el dedo pulgar y rezas una oración a Jesús, el padrenuestro es la más recomendada; y no debes olvidar el Avemaría, sobre todo la primera parte porque son palabras que Gabriel dirigió a María, la Madre de Jesús:

Ave María, llena de Gracia, el Señor está contigo. Bendita eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús. Amén
3. Repite tres veces esta jaculatoria- mantra- decreto: Oh Dios, por intercesión del Arcángel Gabriel y sus ángeles, ilumina mi mente y mi corazón para discernir, ver y aceptar la realidad. Amen. Amen, Amen.

4. Lectura

Día 2: Lectura del libro del Génesis 41, 1-36:

Pasaron dos años y el faraón tuvo un sueño: Estaba en pie junto al Nilo  cuando vio salir del Nilo siete vacas hermosas y bien cebadas que se pusieron a pastar en el carrizal.  Detrás de ellas salieron del Nilo otras siete vacas flacas y mal alimentadas, y se pusieron, junto a las otras, a la orilla del Nilo,  y las vacas flacas y mal alimentadas se comieron las siete vacas hermosas y bien cebadas. El faraón despertó. 
Volvió a dormirse y tuvo un segundo sueño: Siete espigas brotaban de un tallo, hermosas y granadas,  y siete espigas secas y con tizón brotaban detrás de ellas.  Las siete espigas secas devoraban a las siete espigas granadas y llenas. El faraón despertó; había sido un sueño. 
 A la mañana siguiente, agitado, mandó llamar a todos los magos de Egipto y a sus sabios, y les contó el sueño, pero ninguno sabía interpretárselo al faraón. 
Entonces el copero mayor dijo al faraón: —Tengo que confesar hoy mi pecado. Cuando el faraón se irritó contra sus siervos y nos metió en la cárcel en casa del mayordomo, a mí y al panadero mayor,  él y yo tuvimos un sueño la misma noche; cada sueño con su propio sentido.
Había allí con nosotros un joven hebreo, siervo del mayordomo; le contamos el sueño y él lo interpretó, a cada uno dio su interpretación.  Y tal como él lo interpretó así sucedió: a mí me restablecieron en mi cargo, a él lo colgaron.
El faraón mandó llamar a José. Lo sacaron aprisa del calabozo; se afeitó, se cambió el traje y se presentó al faraón. 
 El faraón dijo a José: —He soñado un sueño y nadie sabe interpretarlo. He oído decir de ti que oyes un sueño y lo interpretas.

Respondió José al faraón: —Sin mérito mío, Dios dará al faraón respuesta conveniente.

El faraón dijo a José: —Soñaba que estaba de pie junto al Nilo, cuando vi salir del Nilo siete vacas hermosas y bien cebadas, y se pusieron a pastar en el carrizal;  detrás de ellas salieron otras siete vacas flacas y mal alimentadas, en los huesos; no las he visto peores en todo el país de Egipto. Las vacas flacas y mal alimentadas se comieron las siete vacas anteriores, las cebadas. Y cuando las comieron, nadie hubiera dicho que las tenían en su vientre, pues su aspecto seguía tan malo como al principio. Y me desperté. Tuve otro sueño: Siete espigas brotaban de un tallo, hermosas y granadas, [23] y siete espigas crecían detrás de ellas, mezquinas, secas y con tizón;  las siete espigas secas devoraban a las siete espigas hermosas. Se lo conté a mis magos y ninguno pudo interpretármelo.
José dijo al faraón: —Se trata de un único sueño: Dios anuncia al faraón lo que va a hacer. 
Las siete vacas gordas son siete años de abundancia y las siete espigas hermosas son siete años: es el mismo sueño.
Las siete vacas flacas y desnutridas, que salían detrás de las primeras, son siete años y las siete espigas vacías y con tizón son siete años de hambre. Es lo que he dicho al faraón: Dios ha mostrado al faraón lo que va a hacer.  Van a venir siete años de gran abundancia en todo el país de Egipto; detrás vendrán siete años de hambre que harán olvidar la abundancia en Egipto, pues el hambre acabará con el país. No habrá rastro de abundancia en el país a causa del hambre que seguirá, pues será terrible. 
El haber soñado el faraón dos veces indica que Dios confirma su palabra y que se apresura a cumplirla.  Por tanto, que el faraón busque un hombre sabio y prudente y lo ponga al frente de Egipto; establezca inspectores que dividan el país en regiones y administren durante los siete años de abundancia. Que reúnan toda clase de alimentos durante los siete años buenos que van a venir, metan grano en los graneros por orden del faraón y los guarden en las ciudades. Los alimentos se depositarán para los siete años de hambre que vendrán después en Egipto, y así no perecerá de hambre el país.

Traducción de Biblia de Nuestro Pueblo....….Sigue leyendo

Reflexión: Gabriel y sus ángeles hablan, -decíamos ayer y en ocasiones-, en los sueños.
Aquí tenemos el sueño famoso del faraón y la interpretación de José. El elegido por Dios es humilde, sencillo, libre de envidias de codicia, de aspiraciones humanas. Pero fiel al don recibido cumple su cometido e incluso a nivel humano llega a lo más alto.
Fíjate lo que dice José: «Sin mérito mío».
Solo una persona humilde que reconoce los méritos recibidos, que no se cuelga medallas así mismo, aceptándose como es y poniendo sus dones, con generosidad, a disposición de su misión es bendecido, multiplicado, y llevado sobre las alas de los ángeles como dice el salmo 90: «porque a sus ángeles ha dado órdenes para que te guarden en tus caminos; te llevarán en sus palmas…

Anunciación, Tierra Santa. Imagen deoao.org

5.Haz unos minutos en silencio, ora, pide, habla con Dios, con el arcángel Gabriel y sus ángeles…., ellos escuchan la voz de tu corazón.

6. Reza despacio el Avemaría, la oración que dijo por primera vez el arcángel Gabriel, tres veces.
7. Reza la oración a Gabriel arcángel que tienes a continuación.
Puedes terminar repitiendo el mantra-jaculatoria- decreto del principio otras tres veces: Oh Dios, por intercesión del Arcángel Gabriel y sus ángeles, ilumina mi mente y mi corazón para discernir, ver y aceptar la realidad. Amen. Amen. Amen

***
Oración a San Gabriel, arcángel

Oh Dios, Padre, llamo a las puertas de tu co-razón con la confianza de hijo, recordando y reconociendo que tu arcángel Gabriel anunció a María que iba a ser la Madre de Jesús. Ilumina mi inteligencia, ayúdame a reconocer los mensajes que tú nos envías desde el cielo por medio de los ángeles y de otros intermediarios. Dame la fuerza para llevarlos a cabo en la vida cotidiana sin miedo y con alegría. Háblame a través de los sueños, enséñame a discernir los mensajes. Concédeme por intercesión del Arcángel Gabriel y de sus ángeles, si es para bien (puede pedirse alguna gracia o lo que consideres oportuno). Por Jesucristo tu Hijo que es Dios y hombre. Amén. Amén. Amén.

Esta novena está basada en el libro Tomado del libro, G. MEIRIÑO FERNÁNDEZ, Cómo se hace una Novena. Una visita al Cielo, De Oriente a Occidente, 2014, pp. 98-102; ISBN 978-987-1621-16-3

Para el día tres de la Novena …Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *