Caminando por las playas del mar cantábrico

Seguimos con este salmo largo, y con sus 7+1 estrofas.
Ayer eran hermosas palabras hoy puede que resulten fuertes, duras.
Pero míralo desde esta perspectiva…, ¿con quién te juntas? ? ¿Con malhechores, ladrones, asesinos…, a los que el salmista llama «malvados», «perversos»?
El salmista se ve rodeado de algunas de estas actitudes y quiere apartarlas de sí, por eso se apoya en Dios y en su Palabra.
Afirmación: Tú eres mi refugio y mi escudo: Confío en tu palabra.
Feliz día, hasta mañana, bendiciones.

Salmo 118

S

Detesto a los inconstantes
y amo tu voluntad.

Tú eres mi refugio y mi escudo:
confío en tu palabra.

Apártense de mí, perversos,
y cumpliré los mandatos de mi Dios.

Sostenme con tu promesa y viviré,
no defraudes mi esperanza.

Respáldame y estaré a salvo
y me fijaré siempre en tus normas.

Repudias a quienes
se apartan de tus normas,
porque falaz es la astucia.

Rechazas como escoria
a todos los malvados de la tierra,
por eso amo tus preceptos.

Mi cuerpo tiembla aterrorizado por ti
y me estremecen tus mandamientos.

***

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *