Imagen de Laura Castro desde Findhorn -Escocia

En aquel tiempo, Jesús llega a casa con sus discípulos y de nuevo se junta tanta gente que no los dejaban ni comer. Al enterarse su familia, vinieron a llevárselo, porque se decía que estaba fuera de sí.
+++
Ayer veíamos como Jhavé te coloca una corona de oro fino sobre tu cabeza y te nombra Rey, hoy, el salmista te recuerda que te UNGE la cabeza con perfume, y así seguimos con la Grandeza del ser. humano.
Es un símbolo maravilloso, además de Rey, Jhavé Dios es Pastor, te cuida, te acompaña…., léelo con calma, medítalo: Muchos símbolos profundos y bellos en este salmo.
Si lo recitas con el corazón sentirás como una suave brisa en el alma, de aliento, de luz, de consuelo. Es como que en el camino de la vida alguien va contigo, guía tus pasos, ilumina tus sendas…Tu vida es abundancia, tu copa rebosa…
Jaculatoria: “Me unges la cabeza con perfume y mi copa rebosa”.
¡Paz y Alegría!

En aquel tiempo, Jesús llega a casa con sus discípulos y de nuevo se junta tanta gente que no los dejaban ni comer. Al enterarse su familia, vinieron a llevárselo, porque se decía que estaba fuera de sí.

Salmo 22

El Señor es mi pastor,
nada me puede faltar.

Él me hace descansar en verdes praderas,
me conduce a las aguas tranquilas
y repara mis fuerzas;
me guía por el recto sendero,
por amor de su Nombre.

Aunque cruce por oscuras quebradas,
no temeré ningún mal,
porque tú estás conmigo:
tu vara y tu bastón me infunden confianza.

Tú preparas ante mí una mesa,
frente a mis enemigos;
unges con óleo mi cabeza
y mi copa rebosa.

Tu bondad y tu gracia me acompañan
a lo largo de mi vida;
y habitaré en la Casa del Señor,
por muy largo tiempo.

***

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete

También te puede interesar, una breve reflexión de porqué «ponerse en camino»,

La fe te pone en Camino

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *