Foto Paco Castro ofm, desde O Alto do Cebreiro

En aquel tiempo, lleno de la alegría del Espíritu Santo, exclamó Jesús: – «Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra.
+++
A luz de este salmo puedes hacer un pequeño repaso a tu historia. Al mundo que te ha tocado vivir, la familia, los amigos, la salud física, el país donde vives….. Lo bueno y lo menos bueno.
En esta primera parte del Salmo, Aclama, mira la Naturaleza y Canta, las maravillas de la Creación.
Si lo haces bien, como colofón, podrás repetir con el salmista este  mantra:
“Venid a ver las obras de Dios”.
Dos actitudes que engrandecen al ser humano, la alabanza y la acción de gracias. Hoy únete a esta parte del Salmo con la Alabanza. Mañana seguimos.
Hasta mañana. Paz y bien.

Hoy fiesta de san Antón- san Antonio Abad, patrono de los animales domésticos, haz clic aquí

Salmo 65 A

Aclama al Señor, tierra entera;
tocad en honor de su nombre,
cantad himnos a su gloria.

Decid a Dios: «¡Qué terribles son tus obras
por tu inmenso poder tus enemigos se rinden!»

Que se postre ante ti la tierra entera,
que toquen en tu honor,
que toquen para tu nombre.

Venid a ver las obras de Dios,
sus temibles proezas en favor de los hombres:
transformó el mar en tierra firme,
a pie atravesaron el río.

Alegrémonos con Dios,
que con su poder gobierna eternamente;
sus ojos vigilan a las naciones,
para que no se subleven los rebeldes.

Bendecid, pueblos, a nuestro Dios,
haced resonar sus alabanzas,
porque él nos ha devuelto la vida
y no dejó que tropezaran nuestros pies.

¡Oh Dios!, nos pusiste a prueba,
nos refinaste como refinan la plata;
nos empujaste a la trampa,
nos echaste a cuestas un fardo:

sobre nuestro cuello cabalgaban,
pasamos por fuego y por agua,
pero nos has dado respiro.

***

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete

También te puede interesar,

La venganza y su antídoto

 

 

2 thoughts on “Salmo 65 A, venid a ver las obras de Dios, diecisiete de enero

  1. Gracias Majo. El Amor es Dios, todos tenemos a Alguien que está «enamorado» de nosotros y nos sigue dando un aliento de Vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *