Cada día de la novena puedes comenzar  y terminar de esta forma:
Oh Dios, por intercesión del Arcángel Gabriel y sus ángeles, ilumina mi mente y mi corazón para discernir y ver la realidad. Amén.

Recita las palabras que dijo por primera vez el arcángel Gabriel a María, la madre de Jesús: Ave María, llena de Gracia, el Señor está contigo. Bendita eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús. Amén

Día 7: Lucas 1,26-38:
 El arcángel Gabriel y María, la madre de Jesús.

El sexto mes envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret,  a una virgen prometida a un hombre llamado José, de la familia de David; la virgen se llamaba María.
Entró el ángel a donde estaba ella y le dijo: —Alégrate, favorecida, el Señor está contigo.  Al oírlo, ella se turbó y discurría qué clase de saludo era aquél.  El ángel le dijo: —No temas, María, que gozas del favor de Dios.  Mira, concebirás y darás a luz un hijo, a quien llamarás Jesús.  Será grande, llevará el título de Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre,  para que reine sobre la Casa de Jacob por siempre y su reinado no tenga fin.
María respondió al ángel: —¿Cómo sucederá eso si no convivo con un varón? El ángel le respondió: —El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te hará sombra; por eso, el consagrado que nazca llevará el título de Hijo de Dios. Mira, también tu pariente Isabel ha concebido en su vejez, y la que se consideraba estéril está ya de seis meses.  Pues nada es imposible para Dios.  Respondió María: —Aquí tienes a la esclava del Señor: que se cumpla en mí tu palabra. El ángel la dejó y se fue.

Traducción de Biblia de Nuestro Pueblo

Reflexión:
Todo bebé que viene a este mundo es una bendición. El anuncio de que un alma se encarna en el planeta tierra, es una gran noticia. El encargado de este hermoso mensaje es Gabriel con sus ángeles. El se comunica con María para anunciarle que iba a ser madre de Jesús, el Cristo.
Todos llegamos a este mundo por algo, todos estamos aquí porque algún ángel de la huestes de Gabriel arcángel nos acompañó y guió.
El don más maravilloso que tenemos es la Vida. Ninguno lo podrá superar. Cuando somos agradecidos recibimos el don que hemos venido a recibir con nuestra llegada al mundo.
Agradece tu vida, la de tus padres, abuelos, hijos, hermanos, amigos….
Disfruta con amor y armonía el don maravilloso de la Vida.

Minutos de silencio y de diálogo con Dios.

Parque Natural Iguazú, imagen de Adrián Nava

 

Ahora puedes hacer las oraciones del principio:
Di tres veces:
Oh Dios, por intercesión del Arcángel Gabriel y sus ángeles, ilumina mi mente y mi corazón para discernir y ver la realidad. Amén.

Recita las palabras que dijo por primera vez el arcángel Gabriel a María, la madre de Jesús: Ave María, llena de Gracia, el Señor está contigo. Bendita eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús. Amén

ORACIÓN FINAL

Oh Dios, Padre, llamo a las puertas de tu co- razón con la confianza de hijo, recordando y re- conociendo que tu arcángel Gabriel anunció a María que iba a ser la Madre de Jesús. Ilumina mi inteligencia, ayúdame a reconocer los mensajes que tú nos envías desde el cielo por medio de los ángeles y de otros intermediarios.Dame la fuerza para llevarlos a cabo en la vida cotidiana sin miedo y con alegría. Háblame a través de los sueños, enséñame a discernir los mensajes. Concédeme por intercesión del Arcángel Gabriel y de sus ángeles, si es para bien (puede pedirse alguna gracia o lo que consideres oportuno). Por Jesucristo tu Hijo que es Dios y hombre. Amén.

Esta novena está basada en el libro Tomado del libro, G. MEIRIÑO FERNÁNDEZ, Cómo se hace una Novena. Una visita al Cielo, De Oriente a Occidente, 2014, pp. 98-102; ISBN 978-987-1621-16-3

Para el día octavo de la Novena …Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *