Imagen deoao.org, tomada en la Basílica de la Anunciación, Nazareth Tierra Santa

1. Enciende una velita si puede ser de color blanco mejor, es el color de este arcángel.
2. Haces el nombre del Padre y la cruz en la frente en el pecho y en la boca con el dedo pulgar y rezas una oración a Jesús, el padrenuestro es la más recomendada; y no debes olvidar el Avemaría, sobre todo la primera parte porque son palabras que Gabriel dirigió a María, la Madre de Jesús:
Ave María, llena de Gracia, el Señor está contigo. Bendita eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús. Amén
3. Repite tres veces esta jaculatoria- mantra- decreto: Oh Dios, por intercesión del Arcángel Gabriel y sus ángeles, ilumina mi mente y mi corazón para discernir, ver y aceptar la realidad. Amén. Amén, Amén.

4. Lectura del libro del Génesis 37, 1-11:

Jacob se estableció en el país cananeo, la tierra donde había residido su padre.  Ésta es la historia de Jacob. José tenía diecisiete años y pastoreaba el rebaño con sus hermanos. Ayudaba a los hijos de Bilha y Zilpa, mujeres de su padre, y trajo a su padre malos informes de sus hermanos. Israel (Jacob) prefería a José entre sus hijos, porque le había nacido en edad avanzada, y le hizo una túnica con mangas.
 Sus hermanos, al ver que su padre lo prefería entre los hermanos, le tomaron rencor y hasta le negaban el saludo.
José tuvo un sueño y se lo contó a sus hermanos, con lo cual a ellos les aumentó el rencor. 
Les dijo: —Escuchad lo que he soñado. Estábamos atando gavillas en el campo, cuando mi gavilla se alzó y se tenía en pie mientras vuestra gavillas en torno se postraban ante mi gavilla.
Le contestaron sus hermanos: —¿Vas a ser tú nuestro rey? ¿Vas a ser tú nuestro señor?
Y les crecía el rencor por los sueños que les contaba.
José tuvo otro sueño y se lo contó a sus hermanos: —He tenido otro sueño: El sol y la luna y once estrellas se postraban ante mí. 
Cuando se lo contó a su padre y a sus hermanos, su padre le reprendió: —¿Qué es eso que has soñado? ¿Es que yo y tu madre y tus hermanos vamos a postrarnos por tierra ante ti?

Traducción de Biblia de Nuestro Pueblo….Sigue leyendo

5. Reflexión: Gabriel y sus ángeles hablan, en ocasiones, en los sueños. Los sueños son alentadores, animan, alientan, avisan, ponen en guardia…
La envidia, como en el caso de los hermanos de José, es una hierba dura, profunda, venenosa…., que intoxica todo lo que toca… Mira si la tienes escondida en algunos de los pliegos de tu mente o de tu alma…(si encuentras algo estás en el buen camino, sino lo encuentras realmente está bien escondida…)
No le tengas miedo, si la encuentras, el arcángel Gabriel y sus ángeles están a tu lado.

Minutos de silencio y de diálogo con Dios.

5.Haz unos minutos en silencio, ora, pide, habla con Dios, con el arcángel Gabriel y sus ángeles…., ellos escuchan la voz de tu corazón.

En la basílica de la Anunciación. Tierra Santa. Imagen deoao.org

6. Reza despacio el Avemaría, la oración que dijo por primera vez el arcángel Gabriel, tres veces.
7. Reza la oración a Gabriel arcángel que tienes a continuación.
Puedes terminar repitiendo el mantra-jaculatoria- decreto del principio otras tres veces: Oh Dios, por intercesión del Arcángel Gabriel y sus ángeles, ilumina mi mente y mi corazón para discernir, ver y aceptar la realidad. Amén. Amén, Amén

***
Oración a San Gabriel, arcángel

Oh Dios, Padre, llamo a las puertas de tu co-razón con la confianza de hijo, recordando y reconociendo que tu arcángel Gabriel anunció a María que iba a ser la Madre de Jesús. Ilumina mi inteligencia, ayúdame a reconocer los mensajes que tú nos envías desde el cielo por medio de los ángeles y de otros intermediarios. Dame la fuerza para llevarlos a cabo en la vida cotidiana sin miedo y con alegría. Háblame a través de los sueños, enséñame a discernir los mensajes. Concédeme por intercesión del Arcángel Gabriel y de sus ángeles, si es para bien (puede pedirse alguna gracia o lo que consideres oportuno). Por Jesucristo tu Hijo que es Dios y hombre. Amén. Amén. Amén.

Esta novena está basada en el libro Tomado del libro, G. MEIRIÑO FERNÁNDEZ, Cómo se hace una Novena. Una visita al Cielo, De Oriente a Occidente, 2014, pp. 98-102; ISBN 978-987-1621-16-3

Para el día dos de la Novena …Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *