Cada día de la novena puedes comenzar  y terminar de esta forma:
Oh Dios, por intercesión del Arcángel Gabriel y sus ángeles, ilumina mi mente y mi corazón para discernir y ver la realidad. Amén.

Recita las palabras que dijo por primera vez el arcángel Gabriel a María, la madre de Jesús: Ave María, llena de Gracia, el Señor está contigo. Bendita eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús. Amén

 Día 5: Jueces 13, 1-25

Los israelitas volvieron a hacer lo que el Señor reprueba, y el Señor los entregó a los filisteos por cuarenta años. Había en Sorá un hombre de la tribu de Dan, llamado Manoj. Su mujer era estéril y no había tenido hijos.  El ángel del Señor se apareció a la mujer y le dijo: —Eres estéril y no has tenido hijos. Pero concebirás y darás a luz un hijo; ten cuidado de no beber vino ni licor, ni comer nada impuro, porque concebirás y darás a luz un hijo. No pasará la navaja por su cabeza, porque el niño estará consagrado a Dios desde antes de nacer. Él empezará a salvar a Israel de los filisteos.
La mujer fue a decirle a su marido: —Me ha visitado un hombre de Dios que, por su aspecto terrible, parecía un mensajero divino; pero no le pregunté de dónde era ni él me dijo su nombre.  Sólo me dijo: Concebirás y darás a luz un hijo; ten cuidado de no beber vino ni licor, ni comer nada impuro, porque el niño estará consagrado a Dios desde antes de nacer hasta el día de su muerte.
Manoj oró así al Señor: —Perdón, Señor, que vuelva ese hombre de Dios que enviaste y nos indique lo que hemos de hacer con el niño una vez nacido. 
 Dios escuchó la oración de Manoj, y el ángel de Dios volvió a aparecerse a la mujer mientras estaba en el campo y su marido no estaba con ella. 
La mujer corrió enseguida a avisar a su marido: —Se me ha aparecido aquel hombre que me visitó el otro día.
Manoj siguió a su mujer, fue hacia el hombre y le preguntó: —¿Eres tú el que habló con esta mujer? Respondió: —Sí.
Manoj insistió: —Y una vez que se realice tu promesa, ¿qué vida debe llevar el niño y qué tiene que hacer?
El ángel del Señor respondió: —Que se abstenga de todo lo que le prohibí a tu mujer:  que no tome mosto, que no beba vino ni licores, ni coma cosa impura; que lleve la vida que dispuse. Manoj dijo al ángel del Señor: —No te marches, y te prepararemos un cabrito. Pero el ángel del Señor le dijo: —Aunque me hagas quedar, no probaré tu comida. Si quieres ofrecer un sacrificio al Señor, hazlo –no había caído en la cuenta de que era el ángel del Señor–.
Manoj le preguntó: —¿Cómo te llamas, para que cuando se cumpla tu promesa te hagamos un obsequio?
El ángel del Señor contestó: —¿Por qué preguntas mi nombre? Es Misterioso. 
 Manoj tomó el cabrito y la ofrenda y ofreció sobre la roca un sacrificio al Señor Misterioso. Al subir la llama del altar hacia el cielo, el ángel del Señor subió también en la llama, ante Manoj y su mujer, que cayeron rostro a tierra. 
El ángel del Señor ya no se les apareció más. Manoj cayó en la cuenta de que aquél era el ángel del Señor, [22] y comentó con su mujer: —¡Vamos a morir, porque hemos visto a Dios! Pero su mujer repuso: —Si el Señor hubiera querido matarnos no habría aceptado nuestro sacrificio y nuestra ofrenda, no nos habría mostrado todo esto ni nos habría comunicado una cosa así. 
La mujer de Manoj dio a luz un hijo y le puso de nombre Sansón. El niño creció y el Señor lo bendijo. Y el Espíritu del Señor comenzó a agitarlo en Majné Dan, entre Sorá y Estaol.

Traducción de Biblia de Nuestro Pueblo……..Sigue leyendo 

Reflexión:
La vida es un misterio, hay muchas cosas que nos superan. Si no estamos atentos pasan desapercibidos. Manoj y su esposa oraban estaban abiertos a la trascendencia, les llegó el mensaje en el momento oportuno. Aunque con ciertas dudas supieron ver más allá de lo material.
El arcángel Gabriel con sus ángeles cumple la hermosa misión de guiar los pasos de los nuevos seres que se van a encarnar en el planeta tierra. Como lo hizo con Sansón, lo haría después con Juan Bautista y con Jesús, también lo ha hecho contigo y con cada ser humano encarnado en el planeta tierra.
Todos nacemos consagrados y acompañados por los seres de luz de las huestes del arcángel Gabriel.

Tierra colorada- Misiones- Argentina

Minutos de silencio y de diálogo con Dios.

Ahora puedes hacer las oraciones del principio:
Di tres veces:
Oh Dios, por intercesión del Arcángel Gabriel y sus ángeles, ilumina mi mente y mi corazón para discernir y ver la realidad. Amén.

Recita las palabras que dijo por primera vez el arcángel Gabriel a María, la madre de Jesús: Ave María, llena de Gracia, el Señor está contigo. Bendita eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús. Amén

ORACIÓN FINAL

Oh Dios, Padre, llamo a las puertas de tu co- razón con la confianza de hijo, recordando y re- conociendo que tu arcángel Gabriel anunció a María que iba a ser la Madre de Jesús. Ilumina mi inteligencia, ayúdame a reconocer los mensajes que tú nos envías desde el cielo por medio de los ángeles y de otros intermediarios.Dame la fuerza para llevarlos a cabo en la vida cotidiana sin miedo y con alegría. Háblame a través de los sueños, enséñame a discernir los mensajes. Concédeme por intercesión del Arcángel Gabriel y de sus ángeles, si es para bien (puede pedirse alguna gracia o lo que consideres oportuno). Por Jesucristo tu Hijo que es Dios y hombre. Amén.

Esta novena está basada en el libro Tomado del libro, G. MEIRIÑO FERNÁNDEZ, Cómo se hace una Novena. Una visita al Cielo, De Oriente a Occidente, 2014, pp. 98-102; ISBN 978-987-1621-16-3

Para el día sexto de la Novena …Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *